jueves, 11 de septiembre de 2008

El Amor como Fuerza Política


El Amor como Fuerza Política

Amaos los unos a los otros.
- Jesus de Nazaret


El amor es una fuerza política, económica y social. Es la fuerza más pura, noble y esencial de la naturaleza y también la más poderosa y efectiva.

La historia de la humanidad demuestra una y otra vez que el odio,
el terror, la represión, la intolerancia, el fanatismo y la violencia jamás pueden imponerse de manera permanente -- si es que logran imponerse. Todas las revoluciones violentas que
han fracasado han fracasado porque se encontraron con la fuerza del amor.

Es hora de que todos los bolivianos y latinoamericanos manifiesten su deseo, intención y compromiso de transformar a nuestros países y de nuestro continente por medio de la fuerza del amor.

Es hora de que el amor se convierta en el núcleo de todos los movimientos políticos, cívicos, sociales y culturales de América. Es hora de abandonar el discurso de la revolución, del enfrentamiento, de la violencia, de la lucha de clases, entre hermanos, entre países.

Es hora de abandonar el discurso de la revolución, del enfrentamiento y de la violencia.

Lo único que realmente queremos la gran mayoría de los seres humanos, incluso los que dicen buscar cambio por medios violentos o revolucionarios, es el amor y el bienestar que trae el vivir con amor y para el amor, el vivir enamorados de la vida, de nuestros seres queridos, de nuestra patria y nuestra tierra, de nuestra común humanidad, de nuestra comunidad y sobre todo, el estar enamorados de nosotros mismos y de la chispa de misterio y divinidad que cada uno de nosotros lleva en su interior.

Los radicales, extremistas y fundamentalistas de todos los tiempos han sido y serán siempre los grandes enemigos del amor y de sus manifestaciones mas puras: La pareja, la familia, comunidad, intimidad, ética, nobleza, espíritu, humanidad...

Después de octubres y febreros negros, de nueves de septiembre y onces de enero, de violencia y muerte en Sucre, Huanuni, Cochabamba, Santa Cruz y tantos otros lugares, realmente no es ingenuo ni idealista hablar de amor…

… del amor femenino y generativo, madre de la tolerancia, del respecto, del compañerismo, de la comprensión y de la intimidad

… del amor masculino y protector, padre de dignidad, fortaleza, nobleza, compasión y caballerosidad – valores del todo perdidos en los radicales que piensan que son mucha cosa cuando en realidad son poca cosa, pequeños, insignificantes, porque no conocen -- y por lo tanto no entienden, no valoran y menos saben aliarse con la fuerza mas radical y mas poderosa que existe en este universo – el amor.

Fuerza no es violencia. Más fuerte es el que ama. El tiempo para amar es ahora.


León Galindo Stenutz
Cochabamba, 11 de Septiembre, 2008


No hay comentarios: